El proceso de ventas está muy relacionado al tipo de oferta. Al tener pleno conocimiento de lo que se desea ofertar y a quién puede ir dirigida esa oferta, este proceso puede llegar a ser realmente sencillo.

Al vender es importante tomar en cuenta las siguientes estrategias:

  1. Ser efectivo
    Hay que definir cuáles son las preguntas inteligentes que te ayuden a validar la información recibida, con la finalidad de cerrar la venta al momento lo que te llevará también a forjar futuras transacciones.Para aumentar el nivel de efectividad, es necesario investigar quién es el posible cliente a contactar. Al estar preparados, podemos hacer notar profesionalismo y por ende esto aumentará las probabilidades de cerrar la venta con éxito.
  1. Conocer más a fondo a tus prospectos
    Antes de realizar un primer contacto con un prospecto, es necesario investigar al máximo las características y necesidades de esos candidatos. Al definir estas características podemos abordarlo de mejor manera, ser más proactivos y alcanzar la meta de venta.
  2. Poner atención en los detalles
    Escuchar, hacer preguntas inteligentes, puntualizar las conversaciones ayudan a determinar que prospecto puede llegar a ser un futuro cliente. Es importante ser puntuales en las conversaciones y también ceder la palabra. No enfocarse solo en la necesidad de vender y conocer las expectativas.
  3. Cumplir lo que prometes
    Enfocarse en hacer promesas solo para alcanzar la venta a veces puede llevar a consecuencias negativas. Es preferible cumplir con lo que se promete al cliente. En caso de que no puedas cumplir con lo prometido, acláralo y da opciones que favorezcan en alcanzar el objetivo y que ambas partes queden conformes.
  4. Trabajar tus preguntas inteligentes
    Acude a una cita preparado. Por más experto en ventas, siempre se debe sacar mayor provecho a una entrevista con un prospecto.  Hay que definir cuáles son las preguntas inteligentes que te ayuden a validar la información recibida, con la finalidad de cerrar la venta al momento lo que te llevará también a forjar futuras transacciones.
  1. Cobrar es parte de vender

Una de las características más destacadas que debemos tomar en cuenta antes de contactar a un futuro cliente, es saber cuál sería el alcance monetario del prospecto. Todo esto con la finalidad de tener

en claro el cumplimiento del mismo en el compromiso de pago.

Un cliente que no pueda cumplir con el pago, es una dificultad para la venta. Validar la capacidad de pago, debe ser parte del perfil que se busca en los prospectos.

  1. Se vale diversificar
    Siempre es buen comienzo filtrar a los prospectos. Conociendo las necesidades del cliente, se puede realizar una buena venta. No es productivo, hacer una gestión de venta con un cliente que tenga planificado en un futuro retirarse o cerrar la empresa o que gestione un cambio que cambie su necesidad y ya no necesite el producto ofrecido. Hay diversificar y tomar más en cuenta a aquellos clientes que tengan la necesidad de uso de lo que estamos ofertando para que así la venta sea fructífera.

 

Tomado de https://www.entrepreneur.com/article/268753