La confianza es un indicador importante para el liderazgo. Uno de los retos es lograr que su organización o equipo de trabajo confíe en usted y en sus capacidades para que le acompañen en el logro de las metas. Además de habilidades y fortalezas es vital que el líder pueda inspirar confianza, demostrarla e incluso restablecerla si fuese el caso.

Harvard Bussines Review presenta un estudio de evaluaciones 360 de 87.000 líderes, donde identificaron tres categorías clave de elementos como base de la confianza:

  • Relaciones positivas
  • Buen juicio/experiencia
  • Constancia

Le invitamos a seguir leyendo y optimizar sus resultados por medio de relaciones sustentadas en la confianza que se sabe, aceleran la obtención de resultados deseados.

 

¿Cómo identificar los tres elementos de la confianza? 

 

Si ampliamos nuestra comprensión sobre el comportamiento que deriva hacia la confianza, el liderazgo se potencia en la medida en que se logra un vínculo con los demás.

Desde este enfoque, el estudio de Jack Zenger y Joseph Folkman nos propone varios indicadores para cada uno de los “Tres Elementos de La Confianza”:

  • Relaciones Positivas: el líder debe procurar crear relaciones positivas:
  • Mantener contacto con los problemas y las preocupaciones de los demás.
  • Crear un balance entre esas preocupaciones y las posibles soluciones que puede darle.
  • Generar un ambiente de cooperación.
  • Resolver o solucionar en conjunto con las personas.
  • Dar retroalimentación de forma productiva y honesta.

 

  • Buen juicio/Experiencia: para que alguien confíe en un líder, éste debe mostrar una capacidad y dominio de los aspectos técnicos del trabajo. Demostrar que posee el conocimiento y que es capaz de orientar a las personas:
  • Mostrar buen juicio en la toma de decisión.
  • Recibir las opiniones y el apoyo de otros sobre las ideas que plantea.
  • Brindar orientaciones a las personas que le consultan y esperan su opinión.
  • Contribuir al logro de resultados, sobre la base del conocimiento y de la experiencia.
  • Anticiparse y responder eficazmente a los problemas.

 

  • Consistencia: para finalmente garantizar la confianza, el líder debe demostrar que es capaz de asumir sus responsabilidades, cumpliendo lo que dijo que haría:
  • Es un modelo a seguir.
  • Se da a entender y es receptivo.
  • Honra los compromisos y cumple las promesas.
  • Tiene iniciativa y es proactivo.

 

Como bien podemos ver, es posible que un líder no tenga todos los aspectos descritos en un nivel “excelente”. El aprendizaje es dinámico y el valor está en aportar a favor de los objetivos. Si se trabaja en la cooperación del equipo y en mantener una comunicación abierta, puede sorprender el alcance de los resultados positivos en las habilidades de los integrantes, a favor del crecimiento y la proactividad.

En este punto es importante destacar que hasta ahora hemos hablado de la confianza y del liderazgo; también es necesario tener en cuenta el valor de la confianza para edificar y gestionar relaciones a favor de la efectividad. Ganar voluntades para concretar logros es un desafío compartido. La honestidad, la responsabilidad y la buena comunicación son factores que sostienen la confianza a lo largo del tiempo.

Anímese a cultivar la confianza en todas sus relaciones al trabajar cada indicador de los Tres Elementos de la Confianza.

¡Incorpore estas 3 maneras de actuar como un hábito y edifique la excelencia en su equipo!